Corzos monterías, Cádiz, 1974
Taxidermia Ramon Franco, Jerez, Cádiz
Ramón Franco Cuadros, 1975
Taxidermia Ramon Franco, Jerez, Cádiz

Del griego "taxi" (arreglo o colocación) y el griego "dermis" (piel), se define como el arte de disecar animales para conservarlos con apariencia de vivos, y facilitar así su exposición estudio y conservación. Si bien es una práctica que comúnmente se lleva a cabo con mamiferos, es utilizada de igual manera con otros grupos de animales.

Se puede considerar que es el arte y culto de DAR VIDA a lo inerte, y su fin es ANIMAR lo inanimado, CREAR DE LA NADA, y tan fácil y tan complejo como poder de disfrutar con una mirada a un trofeo y que en tu memoria se llenen de sensaciones y recuerdos de una experiencia o sensación vivida en un lance concreto sobre un animal determinado.

Requiere de una gran cultura porque es una de las profesiones mas completas que existen, pues el profesional que desempeñe esta labor debe ser además de habilidoso e ingenioso, escultor, amante y gran conocedor de la naturaleza en todos sus aspectos; debe ser conocedor de la flora que rodea el hábitat de la especie a tratar, y por supuesto conocer la morfologia de los animales (aves, reptiles, mamíferos, etc.), pues carecer de conocimientos en cualquiera de estos campos nos llevaria a una taxidermia imprecisa o inexacta de la ralidad que hemos intentado recrear, donde pretendemos dar de nuevo vida donde antes habia solo muerte.

De todas las cualidades anteriormente referidas que debe poseer un taxidermista,muchas de ellas las posee mi padre, Ramon Franco Cuadros, nacido en plena Sierra de Cazorla, hijo de guardas forestales dedicados a la caza, criado hasta la juventud entre machos monteses, gamos, muflones, jabalíes... y toda fauna que dichas sierras esconden. Desde el año 1967, una vez instalado ya en la provincia de Cádiz, empieza a trabajar en la taxidermia, donde pronto se asentó y comienza así a labrarse una larga y dilatada experiencia en la misma. Pronto es popular en la ciudad de Jerez de la Frontera por sus trabajos y por su saber sobre la taxidermia.

Yo, Ramon Franco he seguido el oficio y la afición inculcada por mi padre, así como muchos de los conocimientos que poseo se los debo a él, tanto de la naturaleza, animales, como del arte de la taxidermia en sí; trabajamos en nuestro taller de la forma más antigua y, a la vez, sin dejar de lado las nuevas tecnologías. Materiales y comocimientos de los mismos que poco a poco van surguiendo y aplicandose en dicha doctrina.

Por eso, desde nuestro taller de taxidermia queremos agradecerles a nuestros clientes la confianza que durante décadas han puesto en nosotros, y, a los que aún no lo son, esperamos su confianza en nosotros para poder naturalizarles sus trofeos de la forma más seria y responsable, pida presupuesto sin compromiso.